Rafael Bravo


Viviana Montez


Luis Ortiz

Orlando De la Hoz




jueves, 18 de marzo de 2010

sistemas de control de incendios

Sistemas de aspersión

Cuando está instalado y mantenido adecuadamente, este sistema brinda una protección contra incendios durante las 24 horas. funcionar con el sistema eléctrico del edificio y también pueden tener una batería de reserva. Estos equipos también deberían ser controlados regularmente

Almacenamiento y uso de líquidos inflamables

En la actualidad, los negocios a menudo utilizan una variedad de líquidos inflamables o combustibles, tales como los limpiadores, solventes, adhesivos, etc. Los líquidos inflamables despiden vapores que pueden viajar con la circulación del aire natural. Estos vapores pueden explotar cuando se encienden con una chispa, como un interruptor eléctrico averiado o una llama del fuego del piloto de un calentador.
Almacene los líquidos inflamables en sus envases originales o en una lata de seguridad enumerada por UL. Permita que haya mucha ventilación cuando utilice los líquidos inflamables para reducir el riesgo de incendios y lesiones o enfermedades por respirar los vapores.
Es buena idea limitar la cantidad de líquidos inflamables almacenados en la propiedad
En caso de que se desate un incendio, el sistema se activará y arrojará una rociada de agua en el área del incendio, conteniéndolo hasta que llegue el cuerpo de bomberos. Generalmente, un sistema de aspersión extingue por completo el incendio. Es importante que el sistema sea inspeccionado por profesionales de manera regular

Detectores de humo

Aunque los detectores de humo no apagan incendios, proporcionan una advertencia con anticipación que puede permitir que las personas escapen del edificio. Como los extintores de incendios, los detectores también son puestos a prueba por laboratorios para asegurar que los mismos cumplen ciertas normas de seguridad y funcionamiento. Para los equipos que funcionan con baterías sería conveniente probar y reemplazar las baterías con regularidad.
Algunos detectores pueden

Tipos de Extintores

• A base de agua ( de presión incorporada)

• De anhídrido carbonico (CO2)

• De polvo químico seco

a. Bicarbonato sódico en químico seco

b. Bicarbonato de potasio - urea

c. Fosfato monoamónico

d. Cloruro de potasio

e. De polvo seco para metales

El extintor se clasifica de acuerdo con la clase de incendio y a la capacidad extintora relativa. La clasificación consta de:

• Letras que indican la aplicación

• Números que indican la capacidad extintora relativa (para A y B)

Extintor A: contiene agua y usa aire a 100 psi como gas presurizante para la expulsión. Se acostumbra adicionar al agua un agente tensoactivo que le disminuya su tensión superficial para facilitar la penetración del agua en la masa en combustión. Se usa solamente en fuego clase A.

Extintor B: Hay varias clases de extintores tipo B según la clase de polvo químico empleada como agente extintor. El agente expulsor es generalmente nitrógeno.

Extintor C: Emplea dióxido de carbono que actúa por enfriamiento y por aislamiento del oxígeno.

Extintor D: Son de composición diversa aunque con frecuencia contiene el agente Polvo G-1, que está formado por coque de fundición grafitado al cual se le añade un fosfato orgánico. El grafito absorbe el calor del fuego, reduciendo la temperatura a tal punto que se produce la extinción. El fosfato se descompone con el calor y produce una capa envolvente que impide la entrada de aire.

Agentes extintores

Son sustancias que arrojadas sobre el fuego producen su extinción. Se clasifican en:

• Agua y aditivos

• Espumas químicas

• Bióxido de carbono

• Polvos químicos secos

• Halones

• Polvos secos

Métodos de extinción

La extinción de un fuego se basa en la eliminación de uno o varios de sus componentes:

• Combustible: Remoción o aislamiento.

• Oxígeno: Dilucion o eliminación.

• Calor: Enfriamiento

• Reacciones: Interrupción

Clases de fuego.

Los fuegos se clasifican de acuerdo con la naturaleza del combustible en cuatro categorías:
Clase “A” Sólidos comunes ( producen brasa y llama)
Clase “B” Líquidos y gases (Llama)
Clase “C” Equipo eléctrico energizado
Clase “D” Metales combustibles
• Incendios clase “A”. A este grupo pertenecen todos aquellos fuegos que se presentan en materiales combustibles sólidos tales como maderas, papeles, basuras, textiles y carbón.
• Incendios clase “B”. Son aquellos que se presentan en algunas sustancias tales como grasas, aceites, pinturas, gasolina y otros líquidos inflamables y para cuya extinción se requiere de la aplicación de un elemento sofocante. Se incluyen en esta clase los gases inflamables.
• Incendios clase “C”. Son fuegos que se presentan en equipos eléctricos.
• Incendios clase “D”. A este grupo pertenecen los incendios que se presentan sobre metales.

Riesgo de incendio

Las normas de prevención de un incendio nos indican una serie de
preceptos básicos a tener en cuenta, tales como:
Sustituir los productos combustibles por otros menos combustibles
Ventilar los locales para evitar la concentración de vapores.
Mantener los combustibles en lugares frescos y lejos de los focos de calor, recubriendo,
también, .cualquier tipo de combustible.
Procediendo a la señalización de almacenes, envases, que adviertan sobre el riesgo de
incendio.
Y muy importante, es que la empresa tenga un plan de emergencia y de evacuación, en el que se prevean una serie de vías de evacuación suficientes y adecuadas que permitan
realizar una evacuación del personal en el menor tiempo posible.

Factores de Riesgo Físico-Químico

Todos aquellos objetos, sustancias químicas, materiales
combustibles y fuentes de calor que bajo circunstancias de inflamabilidad o combustibilidad,
pueden desencadenar incendios y explosiones con consecuencias como lesiones personales,
muertes, daños materiales y pérdidas